Autoescuela

Clases de refuerzo de la conducción: conducir con confianza es una necesidad real de gran parte de las mujeres de los países occidentales. Es una necesidad real, básica y en algunos casos de supervivencia literal (casos de violencia de género), ya que es una herramienta para facilitar el distanciamiento, el escape.

En realidad, para cualquier tipo de mujer es una necesidad importante. Muchas ven mermada su independencia debido al miedo e inseguridad por la continua minusvaloración de múltiples figuras masculinas del entorno cercano que han mostrado cierta agresividad o autoridad en  temas relativos a la conducción.

 En este sentido la frase “mujer tenía que ser” forma aún parte del imaginario colectivo, siendo escuchada incluso en profesores de autoescuela durante las clases, dato llamativo, según los grupos de análisis. Existe aún una educación diferenciada donde el uso de maquinaria no es el fuerte de la educación femenina, siendo esta una asignatura pendiente para la igualdad real.

Descripción

La formación consiste en ocho clases de refuerzo en la conducción, atendiendo especialmente a las maniobras básicas, cómo aparcar, ir marcha atrás, arrancar en pendiente o conducir junto obstáculos (vías estrechas, columnas de un garaje,…); y formación en arreglos básicos de mantenimiento: tareas de mecánica básica como cambiar una rueda, usar pinzas para arrancar, rellenar líquidos,…

Fortalecimiento de la autovaloración y autoconfianza para realizar una conducción segura y tranquila. Trabajar bajo una perspectiva de género, donde la asertividad y el derecho a realizar una maniobra con calma no aporte mayor estado nervioso a la situación (manejar dicha situación desde el empoderamiento).

Una vez acabada, la alumna puede volver a inscribirse si lo considera necesario.

Objetivos

  • Aumentar la autonomía de desplazamiento de las mujeres que han dejado de conducir por miedo, por inseguridad, por no encontrarse completamente a gusto, por no practicar a menudo.
  • Ayudar al empoderamiento femenino a través del trabajo manual y autosuficiente, al verse capaz de realizarlo eficazmente, aumentando así la independencia.
  • Compartir y crear sororidad entre las mujeres del grupo, y entre otras mujeres en situaciones de la vida cotidiana similares (por ejemplo, que una mujer pueda ayudar a otra a cambiar una rueda si lo necesita, o a un hombre).
  • Aumentar la autoestima individual y grupal.
  • Desmitificar y ampliar informaciones respecto a la cuestión de género y a los estereotipos y educación diferenciada.
  • Identificar y ayudar a prevenir la violencia de género.